GRACIAS AL DIARIO «EL ATLÁNTICO» DE MAR DEL PLATA POR ACOMPAÑAR NUESTRA TAREA

el_Atlántico_reunión_Cámara

En el archivo la información sobre la reunión en la sede de la Cámara, el próximo pasado viernes 10/05/19

Gracias totales

Publicado en Actividad institucional, NOTICIAS Y NOVEDADES | Deja un comentario

SUCESIONES EXTRAJUDICIALES: NO A LA PRETENSIÓN DEl NOTARIADO DE SACARNOS LA INCUMBENCIA

Comunicado Institucional del colegio de abogados Mar del Plata

Publicado en NOTICIAS Y NOVEDADES | Deja un comentario

NIUEVO VALOR DEL JUS (MAYO DE 2019)

Acuerdo 3935/19 SCBA. Nuevo valor del Jus a partir del 1 de marzo de 2019.

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, a través del Acuerdo 3935/19 dictado el 15 de mayo de 2019, dispuso:
1.- Fijar el valor del “Jus” conforme art. 9 de la Ley N° 14.967 con vigencia desde el 1 de marzo de 2019 en la suma de PESOS UN MIL CUATROCIENTOS DIECINUEVE ($1.419.-);
2.- Adecuar el valor del “Jus arancelario decreto-ley 8904/77” a partir del 1 de marzo de 2019 en la suma de PESOS NOVECIENTOS SESENTA Y NUEVE ($969.-).
Publicado en CONSULTAS, NOTICIAS Y NOVEDADES | Deja un comentario

CUESTIONES DISCIPLINARIAS RESPECTO A LOS MEDIADORES: CURIOSA INTERPRETACIÓN DEL COL.PRO.BA

Información de COLPROBA circularizada hoy a los Colegios Departamentales

CUESTIONES DISCIPLINARIAS RESPECTO A LOS MEDIADORES

 

Frente a diversas consultas referidas a la potestad disciplinaria por parte de los Colegios Departamentales respecto de abogados en el ejercicio profesional como mediadores previos obligatorios, y la supuesta disparidad de criterios que se estaría planteando en la materia, a continuación se transcribe la conclusión a la que arribara el Consejo Superior -en su carácter de último intérprete de la ley- en la jornada de trabajo realizada los días 30 y 31 de octubre de 2014 (comunicada oportunamente mediante la Circular Nº 6094, del 5/12/14), que textualmente dice:

 

“….1.- MEDIACION.

Respecto de este tópico se abordaron los siguientes temas;

1.d) REGIMEN DISCIPLINARIO.

El análisis de este tópico desencadeno un amplio  debate, en torno a determinar de qué manera y  cuál es la institución que tiene la potestad disciplinaria del acto de la Mediación. Asimismo, se contempló la cuestión relativa a la facultad  disciplinaria respecto de los abogados en el marco de la Ley 5177. En tal sentido se analizó el  material de trabajo aportado para la jornada,   la normativa vigente (el artículo 30 inc. e de la Ley 13.951, artículo. 25 inc. a del Decreto Reglamentario de 2530/10).

Que coinciden en que la actualidad se da la coexistencia de dos regímenes disciplinarios, es decir uno que solo se centra en la actividad y acto de la mediación y otro establecido en la Ley 5177 respecto a los abogados.

Asimismo, se esgrimieron diversas ideas de cómo se da el funcionamiento de este régimen, en la  actualidad y hasta tanto se implemente el Tribunal de Disciplina que contempla la norma (exclusivamente respecto de los Mediadores) y aún después de su puesta en funcionamiento, dejando absolutamente claro que la potestad disciplinaria de los Abogados está en cabeza de los propios pares, enmarcado en la Ley 5177.

CONCLUSION

En este punto se consideró que el hecho de la posterior creación y puesta en funcionamiento del Tribunal de Disciplina para los Mediadores en el ámbito Ministerial, para nada obsta que al abogado que actuó en carácter de Mediador, si el hecho motivo de la sanción viola las disposiciones de la Ley 5177 y/o las normas de ética profesional, se aplique el procedimiento establecido en el art. 31 de la Ley de Colegiación.

Sin perjuicio de ello se concluyó mantener el funcionamiento que se da actualmente y  en el caso que los Colegios de Abogados  Departamentales reciban denuncias contra los abogados Mediadores se mantenga informado al Ministerio de Justicia a sus efectos”.

Publicado en AUTORIDAD DE APLICACIÓN, CONSULTAS, La guardia, OPINIONES | 1 comentario

Cinco trucos de los grandes negociadores que puedes aplicar en tu vida diaria

https://elpais.com/elpais/2019/04/28/laboratorio_de_felicidad/1556477461_472109.html

Cinco trucos de los grandes negociadores que puedes aplicar en tu vida diaria

Hay tres maneras de negociar, pero solo una te dará resultados positivos si empleas estos trucos

Rubén Montenegro
Rubén Montenegro

Nos guste o no, somos seres negociadores. Diariamente nos encontramos con opiniones y deseos diferentes a los nuestros, lo que nos obliga a buscar un punto de encuentro. En casa, con nuestros amigos o con nuestros jefes: qué programa vamos a ver; dónde vamos a pasar las vacaciones; en nuestro trabajo, con la interpretación de un proyecto o con respecto a la subida del sueldo. Gran parte de los conflictos o discusiones que tenemos se deben a las dificultades que se presentan durante la negociación. Aprender a afrontar estas situaciones nos ayudará a rebajar considerablemente la tensión en nuestra vida personal y profesional.

La mayor parte de las personas se enfrentan a los problemas de dos maneras diferentes. Una de ellas es desde la posición blanda, la que consiste en ceder a la mínima de cambio a pesar de los propios intereses. Consiste en decir sí a todo para evitar el conflicto (“sí, cariño, hacemos lo que tú quieras”). Esta no es una posición sostenible en el tiempo, ya que, a la larga, acaba generando un mar de fondo de incomodidad con uno mismo. Por eso, no es de extrañar que una persona que suele tomar esta posición llegue a poner límites en algún momento. Esto es: que se enfade e, incluso, se vuelva intransigente. Algo que, por cierto, ocurre muchas veces en el mundo de la pareja.

En el otro extremo está la posición dura, aquella que vive la diferencia de intereses como una lucha en la que no se cede ni un ápice en nada (“aquí se hace lo que yo digo porque sí”). Como es de imaginar, tampoco es una situación sostenible a largo plazo, porque daña las relaciones de los participantes. Además, suele poner a los otros en una actitud defensiva. Si solo buscamos imponer nuestra voluntad, los demás, si pueden, colocarán un muro en medio de la conversación. Esta actitud ha caracterizado a muchos jefes déspotas, que solo consiguen que sus colaboradores se quemen, se desmotiven y critiquen cualquier cosa de la empresa.

Entre ambas posiciones existe una tercera manera de negociar: la negociación de principios, también conocida por el Método Harvard de Negociación. Esta fórmula fue propuesta por los autores William Ury, Roger Fisher y Bruce Patton en los años setenta. El método se asemeja a la posición blanda en las relaciones y, a la dura, en los méritos que busca. La técnica ha sido ampliamente divulgada. En sus principios se han formado miles de personas de todo el mundo, desde diplomáticos y directivos a comerciales o gente que simplemente quería mejorar en algo tan esencial. Veamos algunas de sus claves para poder aplicarlo en nuestro día a día

Lo primero, cuando te enfrentes a un conflicto, tienes que separar los problemas de las personas. Eso significa que una buena negociación es aquella que sabe cuidar la relación con el otro (posición blanda) al tiempo que busca un buen acuerdo común. No es lo mismo decir “no estoy de acuerdo contigo” que responder “no estoy de acuerdo con lo que dices”. La primera respuesta es una crítica a la persona mientras que la segunda es al problema. Por tanto, en tu discusión has de cuidar la gestión de tus emociones y centrarte solo en el problema.

Segundo: se ha de negociar sobre los intereses, que no sobre la posición que adoptamos. Lógicamente eso nos obliga a tener muy claro cuáles son los objetivos. Si nos quedamos en las posiciones o actitudes del otro, podremos caer en discusiones para ver quién tiene el ego más grande. Algo estéril. Los autores antes citados ponen un clásico ejemplo. Dos personas quieren una naranja y no alcanzan un acuerdo, cuando en el fondo uno quiere la cáscara y el otro, la pulpa. Por tanto, ante un problema, se debe indagar en qué busca el otro, más allá de la actitud que está tomando. Ten presente lo tuyo. Esto te dará pistas.

En tercer lugar, hay que buscar las opciones de mutuo beneficio, para que las dos partes salgan ganando. A veces no se puede tomar una actitud salomónica, ni quizá sea recomendable. Tampoco se puede compensar al otro en sus exigencias (no quiero ir a la playa a veranear o no puedo subir más el salario o la paga). Pero aquí es donde entra en juego la creatividad. Quizá no se pueda ceder en una exigencia concreta, pero puedo plantear una salida. “No me apetece ir a la playa, pero si quieres vamos a la montaña e invitamos a tus amigos”, por ejemplo. O “no puedo subirte el sueldo, pero sí conseguir que tengas esta formación en la empresa”.

Cuarto: tenemos que buscar estándares objetivos. ¿Cómo sabremos que hemos conseguido un buen trato? ¿Cómo podríamos medirlo? Para evitar emociones que introducen mucho ruido, se ha de cuantificar lo máximo posible nuestros objetivos. ¿Cuántos días de vacaciones estoy dispuesto a ceder? ¿Cuánto he conseguido de porcentaje de subida salarial?, por ejemplo.

Y por último, definamos un MAPAN (Mejor Alternativa Posible a un Acuerdo No negociado). No siempre podemos alcanzar negociaciones exitosas, así que necesitamos tener definidas las alternativas o salidas posibles. Por ejemplo: si no nos ponemos de acuerdo con las vacaciones, ¿qué vamos a hacer? Si no estamos de acuerdo con la subida de sueldo o la formación, ¿qué vamos a hacer?

Publicado en BIBLIOGRAFÍA, GLOSARIO DE TÉRMINOS UTILIZADOS EN MEDIACIÓN, NOTICIAS DE LA MEDIACIÓN EN EL PAÍS Y EN EL MUNDO, OPINIONES | Deja un comentario

Código deontológico pára mediadores (AMM)

Código deontológico de la Asociación Madrileña de Mediadores

PREÁMBULO

Ya en sus inicios, la Asociación Madrileña de Mediadores anunció entre sus fines “constituir el Código Deontológico de Mediación, marco regulador de la profesión en la Comunidad de Madrid” (Art. 2.4 de los estatutos de AMM). El presente código deontológico simboliza una de nuestras grandes reivindicaciones, por lo que su publicación significa un paso muy importante de esta Asociación. Asimismo, hay que resaltar la idoneidad del momento en el que sale a luz, ya que la evolución de la mediación en los últimos tiempos, no sólo en nuestra comunidad sino en el resto del Estado español,
ha generado la necesidad de un código deontológico de la actividad profesional de la mediación.

En este sentido, la Comisión Europea marcó la pauta con la publicación del Código de Conducta Europeo para los Mediadores en julio de 2004. En dicho de Código se enumeran unas normas mínimas de actuación propias del mediador que marcan una diferencia respecto de otras intervenciones profesionales. La elaboración del presente código deontológico para mediadores responde por lo tanto a la necesidad, ya señalada desde entonces, de enmarcar la mediación y al mediador en su propia especificidad. Efectivamente, la diversidad de las diferentes profesiones de las que originariamente provienen los mediadores exige establecer un marco de regulación de los principios éticos y criterios de nuestra actividad por los que deberán regirse los diferentes profesionales en su actuación como mediadores. Hace tiempo que la mediación ha conquistado su propio espacio, por lo tanto, requiere sus propias reglas

Con este código la Asociación Madrileña de Mediadores no ha pretendido elaborar un mero listado de criterios y normas; entendemos que el presente texto debe ser el referente de unos principios que permitan y faciliten ejercer nuestra actividad profesional tanto en el ejercicio liberal del mismo, como en el marco de un organismo público o privado. Deseamos que este documento sirva para tener presentes las diversas dimensiones de la ética, así como asegurar una serie de principios y líneas de actuación, otorgando un marco práctico y funcional que asegure la independencia, credibilidad y honestidad de los mediadores en cualquier ámbito de la mediación, tanto familiar como escolar, comunitario, vecinal, penal, penitenciario, mediación en salud, en las organizaciones, etc.

Como consecuencia de lo expuesto, y con el fin de que garantizar la competencia de los mediadores, el presente código defiende y promulga una formación específica en mediación que permita a los que la ejercen adquirir un conocimiento propio de la teoría y la práctica de la misma, para poder escoger libremente el modelo de intervención que mejor les convenga teniendo siempre presente su ámbito de actuación, todo ello con un objetivo importante: no sustituir o acumular las funciones de otro profesional cuando se esté ejerciendo como mediador.

Asimismo en AMM aspiramos a que nuestro código deontológico englobe los principios del saber hacer, saber ser y saber estar del mediador; por ello entendemos que los principios rectores de la práctica de la mediación deben ser la Voluntariedad, la Imparcialidad, la Equidad, la Neutralidad, la Independencia y la Confidencialidad. Si bien las primeras forman parte de la propia actuación del mediador, corresponde a las administraciones públicas defender y amparar la confidencialidad del proceso de mediación con normas claras y precisas al respecto, con el fin de que ningún mediador sea citado a declarar sobre el contenido de las mediaciones, salvo contadas excepciones como las enumeradas en el presente código.

Este documento les garantiza un espacio seguro, neutral y equitativo, permitiéndoles además estar al tanto de los derechos y obligaciones que les asisten desde la primera cita hasta la firma del acuerdo final.

En resumidas cuentas con este trabajo, único en todo el territorio nacional, que se inició hace cuatro años y ha sido sometido a la consideración de muchos profesionales de la mediación, AMM ha pretendido alcanzar el equilibrio entre la actividad profesional del mediador, la calidad de la mediación y los derechos de los usuarios que acuden a mediación, entendiendo que la mezcla equitativa de profesionalidad, calidad y derechos son la base de una actuación ética en nuestra actividad.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL MEDIADOR

1.- Ámbito de aplicación y definición.

Artículo 1.- El presente código deontológico de la ASOCIACIÓN MADRILEÑA DE MEDIADORES tiene como objeto enunciar las reglas y disposiciones que en la práctica de la mediación deben aplicar todos sus asociados, tanto si se ejercen a título liberal, como en el marco de un organismo público o privado.

Artículo 2.- A los efectos de este código, la mediación es un procedimiento voluntario de gestión o resolución de conflictos o toma de decisiones, en el que las partes solicitan y aceptan la intervención de un mediador/a y/o mediadores/as profesionales, imparciales, neutrales y sin capacidad para tomar decisiones por ellas ni imponer las mismas, que les asiste con la finalidad de favorecer vías de comunicación y búsqueda de acuerdos consensuados.

Artículo 3.- El presente Código encuadra y hace referencia a cualquier tipo de mediación: familiar, escolar, intercultural, penal, civil, mercantil, empresarial, patrimonial, internacional, etc., siempre que el ejercicio de la mediación, al margen de sus especificidades, cumpla los principios contemplados en el presente código.

Artículo 4.- Sin perjuicio de los deberes establecidos en este Código, el/la mediador/a estará obligado también al más estricto cumplimiento de todas aquellas normas relativas a la profesión, ya sean las del ordenamiento jurídico general y/o autonómico de la Comunidad de Madrid.

2. EL/LA MEDIADOR/A

Artículo 5.- Los/as mediadores/as deberán ser competentes y tener conocimientos respecto a la teoría y práctica de la mediación. Para ello, siguiendo el criterio de la normativa vigente aplicable a cada especialidad, deberán haber recibido una formación adecuada y/o específica que actualizarán de manera continua.

Artículo 6.- Cada mediador/a escogerá libremente el modelo, el método y la forma de trabajo que desee emplear, siempre que se cumplan los principios básicos de la mediación, que aparecen en el presente Código.

Artículo 7.- Los/as mediadores/as que a parte de su profesión como mediador/a ejerzan otra actividad profesional, cuando actúen como mediadores sólo podrán ejercer la actividad de la mediación. En ningún caso podrán sustituir o acumular las funciones de cualquier otro profesional.

Artículo 8.- El/la mediador/a deberá reconocer los límites de su competencia y las limitaciones de sus técnicas.

Artículo 9.- Los mediadores podrán hacer publicidad de sus servicios, siempre que lo hagan de manera profesional, honesta y digna.

3. PRINCIPIOS GENERALES

3.1. Voluntariedad

Artículo 10.- La participación en mediación siempre es voluntaria. Cualquier participante o mediador/a es libre de retirarse en cualquier momento. Si en el transcurso de una mediación el/la mediador/a cree que alguno de los participantes, por cualquier circunstancia, no puede gobernarse por sí misma o no está dispuesto a participar libremente en el proceso, podrá plantear la cuestión con los participantes y/o podrá suspender temporal o definitivamente la mediación.

Artículo 11.- En cualquier caso, el/la mediador/a se abstendrá de presionar a los participantes para iniciar y/o continuar en un proceso de mediación.

3.2. Imparcialidad y Equidad

Artículo 12.- El/la mediador/a será imparcial, y mantendrá la apariencia de imparcialidad, ayudando a las partes en la gestión o resolución de conflictos o toma de decisiones, sin tomar partido por ninguna de ellas.

Artículo 13.- Los/las mediadores/as no permitirán el comportamiento manipulativo, amenazador o intimidante de cualquier de los participantes, y velarán por mantener un diálogo equitativo entre las partes.

3.3. Neutralidad

Artículo 14.- El/la mediador/a actuará de forma neutral, respetando los puntos de vista de los participantes y el resultado del proceso de mediación, sin imponer criterios propios en su toma de decisiones, aunque puede colaborar activamente con los mediados en la búsqueda y formulación de soluciones.

3.4. Independencia

Artículo 15.- Los deberes y derechos de la profesión de mediador/a se constituyen a partir de un principio de independencia y autonomía profesional, cualquiera que sea la posición jerárquica que en una determinada organización ocupe respecto a otros profesionales y autoridades superiores o judiciales, por lo que e/la mediador/a no aceptará presión alguna por parte de los participantes y/o de cualquier persona o entidad implicada en la mediación.

3.5. Conflictos de Interés

Artículo 16.- El/la mediador/a deberá abstenerse de intervenir cuando se dé un conflicto de interés con las partes y en las siguientes circunstancias:

  • Cuando haya existido o exista cualquier tipo de relación personal o profesional, con alguna de las partes que pudiera afectar al proceso de mediación;
  • Cuando del proceso de mediación pueda surgir cualquier tipo de interés financiero o de otro tipo para el mediador, de forma directa y/o indirecta;
  • Cuando el/la mediador/a haya actuado para alguna de las partes en otro ámbito profesional, y esta actuación pudiera afectar al proceso de mediación.

Esta obligación subsistirá a lo largo de todo el proceso de mediación.

3.6. Confidencialidad

Artículo 17.- El/la mediador/a tiene el derecho y el deber de guardar confidencialidad de todos los hechos y noticias que conozca por razón de su actuación profesional.

Artículo 18.- El deber de confidencialidad exige del mediador/a la no revelación de hechos, datos, contenido de las entrevistas, eventuales acuerdos que se perfilen durante el proceso e informaciones de carácter reservado o confidencial que haya obtenido por razón del ejercicio de su profesión en el marco de la Ley.

Artículo 19.- La obligación de respetar el deber de confidencialidad subsistirá incluso después de haber cesado en la prestación de servicios.

Artículo 20.- El/la mediador/a deberá hacer respetar el deber de confidencialidad a cualquier persona que colabore con él/ella en su actividad profesional.

Artículo 21.- El/la mediador/a debe informar a las partes de la necesidad, para el correcto desarrollo de la mediación, de que el contenido de la mediación no será referido en ningún procedimiento legal. Asimismo deberá informar a las partes de que no podrán requerir al mediador/a para aportar dicha información como perito o testigo.

Artículo 22.- En el caso en el que la mediación se haya recomendado u ordenado por un magistrado o autoridad competente, el/la mediador/a podrá informar si se ha llegado a un acuerdo o no, pero sólo entregará la trascripción de los acuerdos, si los hubo, con el consentimiento expreso de las partes.

Artículo 23.- El/la mediador/a queda exento/a de la obligatoriedad de la confidencialidad en los casos siguientes:

a) Cuando la información no sea personalizada y se utilice con fines estadísticos, de formación y de investigación, y las partes así lo autoricen.

b) Cuando conlleve una amenaza para la vida o la integridad física o psíquica de una persona.

c) En aquellos casos en los que la Ley contemple la obligación de comunicar determinadas situaciones, como en los casos de conocimiento de delito que afecte a las personas en su vida, integridad o salud, los casos en que haya noticias de maltrato, violencia o amenazas físicas o psíquicas de alguno de los participantes, y en los casos en que se detecte una situación de riesgo o desamparo para menores o incapaces.

Artículo 24.- La grabación de las sesiones de mediación, por parte del mediador, deberá contar con la autorización previa y explícita expresa de las personas en cuestión y sólo podrá realizarse con fines de formación, investigación y/o divulgación científica.

Artículo 25.- Para la presencia, manifiesta o reservada de terceras personas, innecesarias para el acto profesional, tales como alumnos en prácticas o profesionales en formación, se requiere el previo consentimiento de los participantes. Los preceptos del presente código deontológico serán de plena
aplicación a cuantas personas participen en un proceso de mediación.

4. MEDIACIÓN

4.4. El proceso de Mediación.

4.4.1. De las Sesiones

Artículo 26.- El/la mediador/a deberá informar a las partes sobre el número de sesiones que, en principio, se estimarán necesarias para la mediación de dicho caso concreto, así como la duración de cada sesión, pudiéndose modificar dichos aspectos en función de la evolución y las características del caso.

4.4.2. De los Honorarios

Artículo 27.- El/la mediador/a deberá siempre facilitar a las partes, si no les hubiera sido comunicado previamente, una información detallada sobre los honorarios que tiene intención de aplicar. Convendrá con ellos el coste eventual de las sesiones y las modalidades de pago. No se deberá aceptar una mediación, sin que las partes en cuestión hayan prestado su consentimiento sobre los principios sobre los que se base dicha remuneración.

Artículo 28.- En ningún caso, los honorarios deberán ligarse con los resultados del proceso de mediación.

4.4.3. De las Características del Procedimiento

Artículo 29.- El/la mediador/a deberá asegurarse de que las partes comprendan las características del procedimiento de mediación, el papel del mediador/a y su forma de mediar, así como la función de las partes y su responsabilidad a lo largo del proceso de mediación. En particular deben ser informados/as de los principios generales de la mediación, del grado de divulgación que les será requerido (particularmente en casos relacionados con sus propiedades y economía), y de la naturaleza y limites de los principios de confidencialidad y prerrogativas recogidos en el presente Código.

Artículo 30.- En el caso de realizar sesiones individuales con las partes, el/la mediador/a deberá aclarar previamente los límites de la confidencialidad en relación con las informaciones que pudieran divulgarse en dichas sesiones individuales.

4.2. Obtención y uso de la Información

Artículo 31.- Los registros escritos y electrónicos de datos, entrevistas y resultados, así como cualquier documentación relacionada con el proceso de mediación quedarán sujetos a lo que estipule la legislación vigente sobre Protección de Datos.

4.3. Interrupción de una mediación

Artículo 32.- La finalización del procedimiento de mediación puede producirse por decisión de cualquiera de las partes en conflicto o por el/la mediador/a, quien podrá dar por finalizada la mediación, comunicándoselo a las partes, cuando concurra alguno de los siguientes supuestos:

a) Falta de colaboración por alguna de las partes.

b) Incumplimiento de las reglas de mediación previamente establecidas.

c) Inasistencia no justificada de alguna de las partes.

d) Cuando considere que el procedimiento no puede alcanzar la finalidad perseguida.

e) Cuando el/la mediador/a detecte que el conflicto debe ser abordado desde otra forma de intervención o tratamiento.

f ) Si el/la mediador/a estimara que el acuerdo al que se va a llegar es ilegal o de imposible cumplimiento.

g) Si el/la mediador/a considerase que ya no se encuentra en condiciones de asegurar la imparcialidad necesaria para proseguir su labor.

h) Cuando el/la mediador/a el mediador aprecie en alguna de las partes falta de capacidad para decidir y/o asumir los compromisos.

i) Cualquier otra circunstancia apreciada por el/la mediador/a el mediador que vaya en contra de los principios de la mediación establecidos en el presente código.

Artículo 33.- En tales circunstancias, el/la mediador/a estudiará con la partes la posibilidad de modificar o solucionar los impedimentos. Si esto no se lograse, podrá proponerles retomar o continuar el proceso con otro Mediador/a o bien sugerir a los participantes que obtengan.

4.4. Consecución de Acuerdos

Artículo 34.- Cuando se alcancen acuerdos el/la mediador/a se asegurará de que todas las partes sean plenamente conscientes de su contenido.

Artículo 35.- Los acuerdos deberán reflejar los puntos sobre los que los mediados han logrado alcanzar un consenso común a través del procedimiento de Mediación. El/la mediador/a deberá informar a las partes la posibilidad de consultar con diferentes profesionales antes de la firma de dichos acuerdos.

Artículo 36.- El/la mediador/a, dentro de los límites de sus competencias, y a petición de las partes, deberá informarles sobre cómo se podrá formalizar el acuerdo y los trámites para que dicho acuerdo pueda ejecutarse. En ningún caso el/la mediador/a podrá darle forma jurídica al acuerdo.

Publicado en DOCTRINA Y PUBLICACIONES, NOTICIAS DE LA MEDIACIÓN EN EL PAÍS Y EN EL MUNDO | Deja un comentario

LEGITIMACIÓN Y EMPODERAMIENTO. LECTURAS DE UN SITIO QUE RECOMENDAMOS

Escucha activa, La legitimación y el empoderamiento: pasen y lean, en un sitio muy interesante para suscribirse

amediar.info
Monografía sobre las herramientas en el proceso de mediación: el empoderamiento y la legitimación de las partes durente el proceso
Publicado en BIBLIOTECA VIRTUAL DE MEDIACIÓN Y NEGOCIACIÓN, DOCTRINA Y PUBLICACIONES, OPINIONES | Deja un comentario

DICTAMEN IRL SOBRE DECRETO 43/19

Dictamen del IRL respecto del Decreto 43/19 que reglamenta a la Ley 13.951 de Mediación en la Pcia. de Bs. As

En su página el IRL informa que «Con fecha 13 de marzo de 2019, se elevó al Director General del Centro de Mediación del C.A.M.D.P un dictamen respecto del Decreto 43/19 que reglamenta a la la Ley 13.951 de Mediación de la Provincia de Buenos Aires, el que fue oportunamente solicitado con fecha 1 de marzo de 2019. Les adjuntamos fotos del mismo«.

.

Publicado en Actividad institucional, DOCTRINA Y PUBLICACIONES | Deja un comentario

Reunión con el presidente de la CámApel.CyC Mar del Plata y funcionarios de las tres salas

En viernes 10/05/19 miembros de nuestros Centro de Mediación, conforme lo consensuado oportunamente con el Sr. Presidente de la Cámara, Dr. Alfredo Mendez, nos reunimos en el ámbito del hermoso chalet de Corrientes y Falucho con el magistrado y funcionarios de las tres salas de la cámara de apelaciones en lo CyC del Departamento Judicial Mar del Plata. El tema: la mediación prejudicial obligatoria y sus interpretes

En un clima distendido y respetuoso se nos escuchó nuestras inquietudes plasmadas en una memoria circularizada con antelación entre los jueces, las que los directores Croppi y Stinson y  la Dra. Laura Rodriguez Osoro, intentaron llevar en nombre del colectivo de abogados especializados en mediación. Escuchamos también explicaciones, dudas y puntos de vista, siempre enriquecedores,planteadas desde la óptica de nuestros interlocutores.

Fueron dos horas reconfortantes de dialogo ininterrumpido. No fue una reunión de compromiso. Creemos que fue bueno para ellos y para nosotros escucharnos activamente, adquirir empatía.

Nuestro encuadre de la situación- es ahora más certero. Como se dijo, es solo un comienzo; situación en la que no dejamos de destacar el apoyo de nuestra autoridad colegial. La comunicación con nuestros magistrados no debería quedar trunca

 

 

Publicado en Actividad institucional | Deja un comentario

El mediador se encuentra legitimado para intervenir en el debate acerca de la base regulatoria

Organismo: Juzgado Civil y Comercial Nº 5 Mar del Plata
Carátula: MANCUSO PATRICIA LILIANA C/ EL RAPIDO DEL SUD S.A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJ.AUTOM. C/LES. O MUERTE (EXC.ESTADO) –
Nro de causa: 19803
Fecha: 08/05/2019
Descripción: MANIFESTACION – FORMULADA / SE PROVEE
Estado: En Letra

Observación :

Trámite Despachado :ESCRITO ELECTRONICO (244700494017803457)

MANCUSO PATRICIA LILIANA C/ EL RAPIDO DEL SUD S.A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJ.AUTOM. C/LES. O MUERTE (EXC.ESTADO)

SOLICITANTE: Adriana Silvia León, mediadora.-

SOLICITA: Se disponga.-

NAM

———————————————————————————————————-

Mar del Plata, 8 de mayo de 2019.-

Atento lo manifestado, cabe señalar que «…El mediador se encuentra legitimado para intervenir en el debate acerca de la base regulatoria. Tal legitimación proviene de su interés por derecho propio…»(CC0203 LP 120887 RSD-173-18 S 23/08/2018, Ricco Leonardo c/ Ricco Francisco Javier s/ Nulidad acto jurídico).

En virtud del principio dispositivo que rige el proceso civil, sírvase efectuar peticiones y concretas y se proveerá conforme a derecho (arts. 34 y 36 C.P.C).

DR. RODRIGO HERNAN CATALDO

JUEZ EN LO CIVIL Y COMERCIAL

………………………….

Previo, la Dra. León había peticionado:

SE DISPONGA

Adriana Silvia León, MEDIADORA MATRICULA MP 096 interviniente en tal carácter en la etapa previa obligatoria a estos actuados, con domicilio legal en la calle BOULEVARD MARITIMO P.P. RAMOS 2787- 2 PISO DEPTO 16 y electrónico en 23120460374@notificaciones.scba.gov.ar, en los autos caratulados: «MANCUSO PATRICIA LILIANA C/ EL RÁPIDO DEL SUD SA. Y OT S/ DAÑOS Y PERJUICIOS AUTOM C/ LES O MUERTE (EXC ESTADO) «, (Expte. Nº MP 19803), a V.S. digo:

Que habiéndose dictado sentencia por SS el Mar del Plata, 14 de Febrero de 2018.- 296-317 Sentencia Nro. Registro: :7- Sentencia – Folio: :100 y por la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, Sala Tercera, REGISTRADA BAJO EL N° 157 (S) F°913/925-EXPTE. N° 165889. Juzgado Nº 5. el 4 días de Septiembre de 2018 y practicado liquidación hace más de seis meses sin instar la notificación de la misma y en la certeza de que se ha arribado a un acuerdo en la presente, solicito a SS disponga lo necesario a los efectos de que se fije mi crédito de carácter alimentario.

Hago reserva de requerir las sanciones en su caso del art 46 CPCC. y dejo constancia de que podria estarse promoviendo el enriquecimiento indebido a mi costa, afectándose la buena fe que debe imperar en todo proceso mediante el impago de mis estipendios de obligaciones fiscales mediante la dilación en meses de la presente. Que atento lo expuesto al momento de cobro, de darse éste, estos importes se diluirán atento la situación imperante en el país.

Que asimismo no estoy legitimada para instar la presente por lo cual no se me deja opción alguna para reclamar.

Que he realizado mi actividad prejudicial en tiempo y forma, dos audiencias, 14 notificaciones, las que pongo a disposición de SS a sus efectos al primer requerimiento.

Por lo expuesto solicito en honor a lo expuesto, SS tome las medidas correspondientes para que se cumpla en tiempo y forma no sólo el pago de lo que me corresponde sino las obligaciones fiscales y previsionales que pesan sobre el presente.

Proveer de Conformidad

SERA JUSTICIA

nota: el subrayado es nuestro. No consideramos que el mediador deba exhibir las notificaciones

Publicado en JURISPRUDENCIA | Deja un comentario