Carácter de título suficiente para el cobro de honorarios que tiene el acta de cierre o final de mediación. Obligación fácilmente liquidable

REGISTRO Nº 544.R FOLIO Nº 713
– Sala Primera de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial Mar del Plata –
Autos: «VALENTE PATRICIA INES C/ ALLIANZ ARGENTINA COMPAÑIA DE SEGUROS S.A. S/ EJECUCION DE HONORARIOS DE MEDIACION LEY 13.951».
Expte. Nº 166849
Mar del Plata, 6 de Diciembre de 2018.
VISTOS Y CONSIDERANDO:
I.- La sentencia de fs. 37/41 en cuanto desestima la excepción de inhabilidad opuesta y manda llevar adelante la presente ejecución por $7.304,00 mas intereses y costas viene a conocimiento de esta alzada en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte ejecutada parte en el escrito electrónico de fecha 13/8/18.
El referido recurso fue concedido a fs. 43, fundado en el escrito electrónico de fecha 22/8/18 y contestado por la parte ejecutante a fs. 48.
II.- El recurso no merece prosperar.
En lo que respecta al objeto del presente proceso, claramente se consignó en el escrito de demanda que se solicitaba la determinación de los estipendios profesionales para obtener su cobro (fs. 13), extremo que fue reiterado en el punto 2° del acápite VIII correspondiente al petitorio (fs. 14 vta.), léase «(…) Tenga por iniciada la presente demanda por ejecución de honorarios con razón a labor desarrollada en mediación (…)».-
En relación a los restantes agravios, el escrito electrónico de fecha 13/8/18 no cumple con lo dispuesto por el art. 260 del CPCC.
Esta Alzada ha dicho en reiteradas oportunidades, que lo dispuesto por la norma de mención impone al recurrente la carga de realizar una crítica concreta, razonada y seria de la resolución puesta en crisis por el apelante, carga que no resulta cumplida con la mera enumeración de puntos que no resultan suficientemente explícitos como para demostrar los yerros en que incurre la sentencia o el auto cuestionado (esta Sala, Causa Nro. 115354 sentencia del 05/12/2000, Reg. Nro. 499 SD; Causa Nro. 117856 sentencia del 13/06/2002, Reg. Nro. 165 SD; entre muchísimas otras).
En este sentido, enseña Loutayf Ranea que «…el memorial debe contener la crítica razonada y concreta de las partes del fallo que el apelante estime equivocadas, y si tales recaudos no se cumplen, corresponde declarar desierto el recurso de apelación…»(El recurso ordinario de apelación en el proceso civil, Ed. Astrea, 1989 pág. 262 y ss.; Azpelicueta, Juan J.-Tessone, Alberto, La Alzada. Poderes y deberes, Ed. Platense, La Plata, 1993, pág. 3 y ss.; Hitters, Juan C., Técnica de los recursos ordinarios, Ed. Platense, Bs. As., 2000 pág.442 y ss.; entre otros).
Para que el memorial obrante en autos cumpliera cabalmente con la carga impuesta por la indicada normativa, debió el recurrente señalar concretamente por qué motivos resultaban erróneos los pilares sobre los cuales el sentenciante de grado edificó su conclusión, rechazo la excepción opuesta y mando llevar adelante la presente ejecución.
En la sentencia apelada el a quo, luego de señalar las características y el procedimiento del régimen de mediación previa obligatoria de la Ley 13.951 y el carácter de título suficiente para el cobro de honorarios que tiene el acta de cierre o final de mediación, recordó que la excepción de inhabilidad de título sólo puede fundarse en condiciones extrínsecas del instrumento que comprueba la obligación sin que pueda discutirse la legitimidad de la causa de la obligación; añadió que el monto reclamado se identificaba con lo establecido en el art. 27 del Decreto 2530/10, que la firma del convenio obrante a fs. 5 no fue negada por la parte ejecutada -ni, por ende, la deuda- y que dicho instrumento contenía una obligación fácilmente liquidable.
Asimismo, destaco que el apelante introdujo en el memorial dos cuestiones distintas: petición de regulación y parámetros para fijarlos; con respecto a la primera, sostuvo que el objeto del presente proceso era la ejecución de honorarios y no el determinarlos por lo que no era el ámbito adecuado; sin embargo, por economía procesal ingreso a su análisis aclarando que los honorarios del mediador no se regulan sino que llegan al proceso tabulados y al solo efecto de ser ejecutados. En relación a la segunda cuestión, luego de recordar el criterio de proporcionalidad que debe imperar al determinar los emolumentos profesionales, resolvió que los determinados en autos, por aplicación de la escala prevista en el art. 27 del Decreto 2530/10, y en virtud de las audiencias llevadas a cabo, no resultaban en un honorario irrazonable por desproporción; destacó que tampoco podía hablarse de desproporción en relación a los emolumentos de los profesionales que asistieron a las partes por dos motivos: por un lado, la cuestión culminó por acuerdo de partes en forma privada, sin ventilar la cuestión en sede judicial, de manera que no se puede clasificar las tareas de acuerdo con las etapas del art. 28 de la ley arancelaria; y por otro, que los honorarios no fueron regulados sino convenidos por los interesados y no constituyen -en ningún caso- el máximo de la escala legal.
Ello así, la disconformidad ensayada en el escrito electrónico de fecha 13/8/18 no se identifica con una crítica concreta y razonada del fallo, limitándose a invocar la citada proporcionalidad en la determinación de los emolumentos, el alcance que -a su entender- tienen las clausulas del convenio obrante a fs. 5 y los antecedentes jurisprudenciales de esta alzada que aplican el art. 1255 del CCyC pero sin dar razón alguna de sus dichos ni rebatir los argumentos centrales expuestos por el a quo respecto a la ausencia de desproporción con los alcances supra expuestos (CSJN, 15- 10-96, «Unión Obrera Metalúrgica c/Estado Nacional»).-
En ese sentido, cabe recordar que en el memorial deben refutarse las conclusiones de hecho y derecho que motivan la decisión de grado mediante la exposición de circunstancias jurídicas por las cuales se considera erróneo el pronunciamiento impugnado (conf. Loutayf Ranea, Roberto, «El recurso ordinario…», Ed. Astrea, Bs. As., T. 2, 2009, pág. 170).-
Por ende, consideramos que el recurso se encuentra desierto en esta parcela (arts. 260 y 261 del CPCC).-
Es por todo lo expuesto que se RESUELVE: Confirmar, en cuanto fuera materia de agravio, la sentencia de fs. 37/41, con costas al vencido (art. 68 del CPCC). Transcurrido el plazo del art. 267 del CPCC, devuélvase.-

RAMIRO ROSALES CUELLO
si///
///guen las firmas


ALFREDO EDUARDO MÉNDEZ

Acerca de mediacion

Abogado T. 4 Folio 203 CADJMDP; Concejero (S) periodo 2012-16 por lista Celeste Renovación; Director Gral Centro de Mediación Colegio de Abogados de Mar del Plata; delegado CADJMDP ante la Comisión Consultiva Mediación de COLPROBA
Esta entrada fue publicada en HOMOLOGACIÓN, INHABILIDAD TITULO-ACTAS, JURISPRUDENCIA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario